¿Necesitas un blog corporativo para tu negocio?
30 de abril de 2014 Web y Blog 4 comentarios

E
n mi primer artículo en eConectados os hablaba de las secciones fundamentales que debía tener una buena página web para un negocio o empresa, y una de estas secciones era el blog. Este término, aunque ya lleva muchos años entre nosotros, todavía es bastante desconocido para muchas personas, y si lo mencionas en alguna conversación, fácilmente habrá alguien que te mirará con cara de no saber de qué hablas.

Por eso os quiero contar así por encima qué es eso del blog, porqué necesitas tener uno en tu web corporativa, qué puedes contar en él, y algunas técnicas para atraer tráfico y que después pueda repercutir en tu negocio, a través de ventas, contactos, etcétera.

¿Qué es un blog?

Un blog (también conocido como diario, bitácora, weblog…) es una página web, o sección de la misma, donde se publican periódicamente textos o artículos (también pueden llamarse posts o entradas), de uno o varios autores, y agrupados bajo una o varias categorías. Estos artículos aparecen ordenados cronológicamente, de forma que los más recientes se verán primero.

Un blog suele admitir comentarios (aunque se pueden deshabilitar), lo que ayuda a generar comunidad alrededor del blog, a la vez que obtienes una importante retroalimentación sobre los contenidos que publicas.

Aunque inicialmente el concepto de blog estaba más enfocado a un medio personal, también se usa para las empresas y organizaciones, pero siempre es recomendable darle un toque personal y cercano al lector, que ayude a reforzar una relación de confianza.

¿Por qué necesita tu negocio un blog corporativo?

Son muchos los motivos en los que un blog puede ayudarte. Ya vimos cinco motivos por los que tener un blog, desde un punto de vista más personal, a los que podemos sumar o complementar los siguientes:

– Conseguir una relación de confianza con tus lectores (clientes o no) al ofrecer información de valor relacionada con la actividad de la empresa
– Reforzar la imagen de la marca de cara a tus clientes
– Poder convertir a tu empresa en una referencia en el sector sobre los temas tratados en el blog
– Posibilidad de mantener un contacto directo con los clientes
– Nueva fuente de tráfico hacía la web de la empresa
– Contenido siempre actualizado, lo que ayuda a mejorar el posicionamiento de la página web en los principales buscadores (SEO)

Especialmente interesante es este último punto teniendo en cuenta los factores que utilizan Google y otros buscadores para mostrar los resultados de las búsquedas. El contenido ha pasado a ser lo más importante y tener un blog permite generar mucho contenido y hacerlo con la frecuencia necesaria para que los buscadores estimen que tienes la página web actualizada. Cuanto más información publiquemos en el blog, más palabras y búsquedas podrán traernos visitas al blog y página web.

¿Qué puedo contar en mi blog de empresa?

El blog de empresa no debe utilizarse para publicar información corporativa ni autobombo, a menos que queramos aburrir a nuestros lectores. Podemos publicar artículos relacionados con la temática o sector al que pertenezca la empresa, información práctica sobre productos o servicios que ofrezcamos, podemos realizar concursos o encuestas para conocer qué opinan nuestros clientes sobre un determinado producto, podemos hablar sobre ventajas competitivas, sobre experiencias, éxitos y fracasos, puntos de vista y opiniones más personales que le den ese punto de cercanía con el lector que ya comentábamos más arriba. En definitiva, nos tenemos que poner en la piel del usuario o cliente y escribir sobre lo que le pueda interesar a él y no a nosotros, o al menos buscar un equilibrio entre ambas visiones.

¿Cómo atraer tráfico al blog?

Para que el blog tenga sentido necesitamos que tenga visitas, y aunque un buen contenido ya sea por sí solo un buen generador de tráfico, es necesario facilitar que este contenido llegué a los lectores interesados en él. Una opción es a través del SEO (contenido que aparece en los buscadores), y que ya hemos comentado anteriormente, pero éste suele ser un recurso más a medio-largo plazo.

En este punto las redes sociales serán nuestras grandes aliadas, de dos formas básicamente:

– Difundiendo nosotros mismos los artículos a través de los perfiles sociales de la empresa o de los nuestros personales.
– Integrando en los artículos botones sociales que favorezcan e inciten al lector a compartir el artículo si éste le ha gustado.

Mediante ambas opciones conseguiremos que nuestros artículos lleguen a un cierto número de usuarios, que a su vez pueden compartir y difundirlo a sus contactos.

También podemos dar a conocer el blog y su contenido mediante otras técnicas como email-marketing, publicidad online, foros y comunidades específicas, o simplemente a través del boca a boca.

¿Todo es tan bonito?

No, disponer de un blog nos ofrece numerosas ventajas pero conlleva un trabajo y esfuerzo que no siempre se está dispuesto a asumir. La publicación constante de contenidos de calidad y que aporten valor a los lectores no es tarea sencilla, y muchas personas y empresas abandonan al poco tiempo de comenzar. Por otra parte, un blog no suele aportar ventas directas ni una rentabilidad manifiesta a corto plazo. Las ventajas reseñadas en este artículo son más a largo plazo y difíciles de medir.

A pesar de ello, creo que toda aquella empresa que pueda ofrecer un contenido diferente y de valor, debe plantearse abrir un blog, si es que no lo tiene ya, y aprovecharse de las numerosas ventajas que le puede aportar. En una futura entrada hablaré de las diferentes plataformas y opciones que tenemos a la hora de crearlo y configurarlo, y las principales ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. ¡Hasta pronto!

 

Escrito por Miguel Ángel Arnau
Ingeniero Informático en Tecnocom, intentando aprender un poquito más cada día y buscando nuevos retos. Administrador de linaresdemora.com y colaborando en eConectados entre otros, en mis ratos libres.