en escuelas PDI
24 de septiembre de 2014 Tecnología 2 comentarios

T
al y como comentábamos en el anterior post, las nuevas tecnologías han llegado a nuestra vida; están instaladas, cómodas y tienen la intención de quedarse. Esto ha ido ocasionando una serie de cambios en nuestra rutina diaria. Novedades que, por otro lado, hemos ido acogiendo con los brazos abiertos cuando hemos ido comprobando que nos facilitan muchas de nuestras tareas habituales.
Pues bien, estos avances también se extienden a otros campos, como es lógico y normal. Entre ellos, la educación. Por eso hoy vamos a hablar de las famosas TIC´s (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y una de sus últimas herramientas estrella para uso dentro del aula: las pizarras digitales interactivas.

Paso a paso

Pero antes de entrar en materia, me gustaría situaros un poco. Todos conocemos las pizarras tradicionales (las de tiza y borrador), o las blancas magnéticas donde se escribe con rotulador y se borra con un paño suave…hemos crecido con ellas y los profesores las amamos profundamente (también los niños) porque siempre han sido unas aliadas perfectas para nuestros interminables esquemas o los juegos improvisados de los viernes por la tarde a última hora.

 

pizarras tradicionales vs. pizarras digitales

 

pizarras digitales interactivas

 

Pues bien, no os asustéis, no se trata de eliminarlas del mapa…las pizarras de nueva generación no pretenden sustituirlas, simplemente son un complemento adicional cada vez más solicitado en las aulas por la multitud de posibilidades que ofrecen.

¿En qué consisten?

La pizarra digital “a secas” es un sistema informático que consiste en un ordenador (portátil o no) conectado a internet y a un “cañón”. A través de este montaje se proyecta, de manera grupal, sobre una superficie blanca lisa toda la información que el profesor extrae directamente de internet (o de cualquier memoria usb personal, disco duro externo, etc.). Es una herramienta muy útil porque las explicaciones se pueden acompañar de contenido multimedia que ayuda a los alumnos a entender mejor lo que se les está explicando. De hecho, hay muchas editoriales que ya incluyen cd-roms en sus libros con materiales didácticos digitales extra para que todos aquellos docentes que dispongan en sus aulas de una pizarra digital puedan utilizarlos.

PDI en escuelas

Supongo que hasta aquí, el dispositivo os puede resultar más o menos familiar porque es muy probable que lo hayáis visto en la universidad o incluso en alguna aula habilitada para ello en los colegios de vuestros hijos como medio para ver algún video, película, documental o presentación powerpoint/prezi.

Pues bien, lo verdaderamente novedoso actualmente es la evolución de este recurso. Lo que se está instalando cada vez más en los centros que gozan de recursos económicos suficientes son las pizarras digitales interactivas (PDI).
La principal diferencia de estas pizarras frente a las anteriores es que se puede trabajar de manera táctil sobre la imagen proyectada. Así se consigue que, tanto profesor como alumno, interaccionen directamente con el software y puedan escribir, dibujar, borrar, incorporar imágenes, sonidos, diseñar actividades… etc. sobre el contenido que se muestra. Además, todo lo incorporado se puede guardar, imprimir, enviar por correo electrónico e incluso transformar en otros formatos para poder almacenar lo aprendido y consultar los documentos siempre que sea necesario.

en escuelas PDI

¿Por qué resulta tan interesante este recurso?

Internet tiene la ventaja de ofrecer información de manera rápida e inmediata. Solo por ello, la incorporación de conexión a la red en las aulas es beneficiosa. Pero si además, podemos interaccionar directamente con los conocimientos para fijar bien los ya adquiridos y a la vez crear otros nuevos, este recurso dota al aula de una riqueza inigualable. ¿El motivo? Recordemos que los niños son nativos digitales y se sienten especialmente atraídos con todos los avances tecnológicos. Si les damos la posibilidad en el colegio de aprender “haciendo”, conseguiremos que se conviertan en agentes activos de su propio aprendizaje casi sin darse cuenta.
En consecuencia, los estudiantes están más atentos, motivados e interesados por las asignaturas. Se involucran más. Todo es mucho más práctico. Aprenden a experimentar por sí mismos sin ser tan dependientes del profesor (que no por ello pierde su papel, puesto que es el guía indiscutible del proceso). Además, la realidad que se vive en el aula es cercana a sus experiencias fuera del colegio, donde la tecnología se respira en el aire.
Al participar más en las clases, la transmisión de conocimientos deja de ser unidireccional. Es decir, el aprendizaje por descubrimiento se impone a las típicas clases magistrales del pasado donde el conocedor de todo saber era el profesor y el alumno era el mero receptor del mismo. La comunicación y el aprendizaje ahora es bidireccional, con la retroalimentación que eso representa. Se vuelven más participativos, más autónomos, aprenden a relacionarse y trabajar en grupo para crear trabajos entre todos, exponen sus puntos de vista y sus ideas… y todo eso les prepara para el mundo exterior al que en un futuro van a quedar expuestos.

pizarras digitales para profesores

Pero como todo tiene sus contras…en el caso de las pizarras digitales serían:

1. El coste que implica su instalación. Hay que tener en cuenta que se necesita un ordenador multimedia (portátil o de sobremesa), un proyector con buena resolución, un medio de conexión por el que se comuniquen el ordenador y la pizarra, la pantalla interactiva, los elementos para interactuar con ella (rotuladores, punteros, cableado…) y el software de la misma (que incluye el fabricante o el distribuidor y que permite gestionar la pizarra, capturar imágenes, disponer de plantillas, conversores de texto manual a impreso, reconocedores de escritura…etc.).

PDI escuelas

2. Los profesores deben estar dispuestos a renovarse y deben recibir la formación adecuada para poder sacarle jugo a semejante avance. Si invertimos dinero en un equipo de última generación que después no se sabe utilizar o no se exprime al máximo, nada tiene sentido.

PDI en centros educativos

Os dejo un vídeo para que podáis comprobar visualmente lo extraordinario de esta herramienta.

https://www.youtube.com/watch?v=m_j8Be-vt40

 

 

Escrito por Ana Blanch
Graduada en Ed. Primaria convencida de que los niños son el mañana y de que la educación, como decía Nelson Mandela, es el arma más poderosa que se puede usar para cambiar el mundo. Impaciente por ejercer de docente y aportar con ello mi granito de arena.